Red Hot Chili Peppers vendió su catalogo

 

Red Hot Chili Peppers vendió su catalogo de canciones por una cifra millonaria El comprador fue el mismo que adquirior las composiciones de Neil Youn

 

En este último tiempo, fueron varios los artistas que decidieron vender el catálogo de sus canciones. Bob Dylan, Neil Young, Shakira, Paul Simon y David Crosby fueron algunos de ellos.

 

Red Hot Chili Peppers se sumó a este listado. La banda californiana encabezada por Anthony Kiedis y Flea vendió la totalidad de su catálogo de canciones por un valor de 140 millones de dólares. A partir de ahora, el grupo y su sello discográfico solo serán propietarios de las grabaciones.

 

El comprador, que incluye clásicos como “Give It Away” y “Under the Bridge”, entre otros hits, fue Hipgnosis Songs Fund, la misma compañía que había llegado a un acuerdo con Neil Young, según informan diarios estadounidenses.

 

Este tipo de ventas por parte de los músicos es una de las maneras de obtener ganancias con sus trabajos ante el fuerte retroceso en la comercialización de formatos físicos y los escasos beneficios que pagan las plataformas digitales.

 

Bob Dylan, un pionero en el tema

A principio de diciembre, el artista estadounidense vendió los derechos de publicación de su catálogo de más de 600 canciones a Universal Music Publishing Group que incluyó clásicos como “Blowin’ In The Wind’', “The Times They Are a-Changin’', “Knockin’ On Heaven’s Door’' y “Like a Rolling Stone’'. El artista habría recibido unos 300 millones de dólares de la venta, informó el New York Times.

 

Dylan, de 79 años, encabezó la lista de Rolling Stone de los 100 mejores compositores de todos los tiempos en 2015 y su canción “Like A Rolling Stone’' fue nombrada por la revista como la mejor que jamás se haya escrito. En 2016 ganó el Premio Nobel de Literatura, el único músico que haya recibido este honor.

 

“Brillantes y conmovedoras, inspiradoras y hermosas, profundas y provocadoras, sus canciones son eternas las haya escrito hace más de medio siglo o ayer’', dijo sir Lucian Grainge, director ejecutivo de Universal Music Group, en un comunicado.

 

En términos culturales, el catálogo de Dylan es “literalmente invaluable”, contó Anthony DeCurtis, un veterano periodista y editor que contribuye con Rolling Stone. “Pasaron 60 años y se mantiene fuerte. No hay razón para creer que su importancia vaya a disminuir en lo absoluto’'.

 

Las canciones de Dylan fueron grabadas más de 6.000 veces por artistas de decenas de países, culturas y géneros musicales. Los lanzamientos más notables incluyen la exitosa versión de The Byrds de “Mr. Tambourine Man”, la del grupo Peter, Paul and Mary de “Blowin’ in the Wind’' y la de Jimi Hendrix de “All Along the Watchtower’'.

 

El acuerdo no incluye los derechos sobre nuevas grabaciones de Dylan de su propio material. Esto quiere decir que si Universal recibe una solicitud para usar la grabación de “Lay Lady Lay’', por ejemplo, el músico tendría que aprobarla.

 

Dylan se dio a conocer en la escena folk del Greenwich Village en Nueva York a principios de la década de 1960, influenciado por el músico de blues Robert Johnson y el cantautor folk Woody Guthrie. Pero cuando subió una guitarra eléctrica al escenario en 1965, dividió a la comunidad musical en lo que entonces se consideró un cambio radical para el artista.

 

 

Sobre la cuarentena, Dylan asegura que ha tenido tiempo para hacer algunas tareas del hogar, pero advirtió que la inspiración para escribir le llega cuando está en habitaciones de hotel. De todas maneras explicó que vivir junto al mar lo ha ayudado a procesar la pandemia de una manera espiritual: “Cuando escucho “Cool Water”, “Many Rivers to Cross” o “How Deep Is The Ocean” siento que es una cura. No sé de qué, pero es una cura para algo que ni siquiera sabía que sufría”.

 

El músico se refirió a este momento que atraviesa el mundo: “Quizás es el precedente de algo que ocurrirá más tarde. La arrogancia extrema puede traer consecuencias desastrosas. Quizás estamos en el principio de la destrucción. Hay muchísimas maneras en que podemos procesar el virus, creo que solo debemos dejar que siga su curso”.